Pastor del monte, tan lejos de mí con tus ovejas (PI) / Caeiro

Pastor del monte, tan lejos de mí con tus ovejas-
¿Qué felicidad es esa que parece que tenés- la tuya o la mía?
¿La paz que siento cuando te veo, me pertenece, o te pertenece?
No, ni a vos ni a mí, pastor.
Solo le pertenece a la felicidad y a la paz.
Ni vos la tenés, porque no sabés que la tenés.
Ni yo la tengo, porque sé que la tengo.
Ella es ella solamente, y cae sobre nosotros como el sol
Que te golpea la espalda y te calienta, y vos pensás en otra cosa indiferentemente,
Y me golpea en la cara y me ofusca, y yo solo pienso en el sol.

Vos, místico, ves un significado en todas las cosas (PI) / Caeiro

Vos, místico, ves un significado en todas las cosas.
Para vos todo tiene un sentido velado.
Hay una cosa oculta en cada cosa que ves.
Lo que ves, lo ves siempre como si vieras otra cosa.

Para mí, gracias a que tengo ojos solo para ver,
Yo veo la falta de significado en todas las cosas;
Veo y me amo, por ser una cosa y no significar nada.
Ser una cosa y no ser susceptible a interpretación.

Cuando el pasto crezca sobre mi tumba (PI) / Caeiro

Cuando el pasto crezca sobre mi tumba,
Que sea esa la señal para que me olviden del todo.
La Naturaleza nunca recuerda, por eso es bella.
Y si tuvieran la necesidad cansina de “interpretar” el pasto verde sobre mi tumba,
Digan que yo sigo brotando verde y sigo siendo natural.

Si cuando viene la primavera (PI) / Caeiro

Si cuando viene la primavera,
Yo ya estuviera muerto,
Las floren van a florecer igual
Y los árboles no van a ser menos verdes que en la primavera pasada.
La realidad no me necesita.

Siento una alegría enorme
Cuando pienso que mi muerte no tiene ninguna importancia.

Si yo supiera que mañana moriría
Y la primavera llegase pasado mañana,
Moriría contento, porque ella llega pasado mañana.
Si ese es su tiempo, ¿cuándo habría de llegar sino en su tiempo?
Me gusta que todo sea real y que todo esté bien;
Y me gusta porque así sería aunque a mí no me gustara.
Por eso, si me muero ahora, me muero contento,
Porque todo es real y todo está bien.

Pueden rezar en latín sobre mi cajón, si quieren.
Si quieren, pueden bailar y cantar alrededor de él.
No tengo ninguna preferencia para cuando ya no pueda tener preferencias.
Lo que fuera, cuando fuera, es que va a ser lo que es.

Moto

Quiero andar en una moto
a 200 por hora
sin nada y que haga mucho calor
o en patas
y que todo se me clave si hago un cambio
y que el viento
terrible entre las lomas de las sierras
me levante la remera hasta la pera
y todo el valle me vea
la panza y la cicatríz
de la operación de apendicitis

Si yo me muriera joven (PI) / Caeiro

Si yo me muriera joven,
Sin poder publicar ningún libro,
Sin ver la cara que tienen mis versos en letra impresa,
Pido que, si se quisieran amargar por mí,
Que no se amarguen.
Si así pasó, así está bien.

Aunque mis versos nunca sean impresos,
Ellos ahí van a tener su belleza, si son bellos.
Pero ellos no pueden ser bellos y quedar sin ser impresos,
Porque las raíces pueden estar debajo de la tierra
Pero las flores florecen al aire libre y a la vista.
Así tiene que ser a la fuerza. Nada lo puede impedir.

Si yo me muriera muy joven, oigan esto:
Nunca fui otra cosa que un niño que jugaba.
Fui gentil como el sol y el agua,
De una religión universal que solo los hombres no tienen.
Fui feliz porque no pedí nada,
No intenté encontrar nada,
Ni pensé que hubiera más explicación
Que el hecho de que la palabra explicación no tenga ningún sentido.

No quise más que estar al sol o en la lluvia-
Al sol cuando había sol
Y en la lluvia cuando estaba lloviendo
(Y nunca en otra cosa),
Sentir calor y frío y viento,
Y no ir más allá.

Una vez amé, pensé que me amarían,
Pero no me amaron.
No me amaron por la única gran razón-
Porque no tenía que ser.
Me consolé volviendo al sol y a la lluvia,
Y sentándome otra vez en la puerta de la casa.
Los campos, al final, no son tan verdes para los que son amados
Como para los que no lo son.
Sentir es estar distraído.

Cuando vuelva a venir la primavera (PI) / Caeiro

Cuando vuelva a venir la primavera
Tal vez ya no me encuentre en el mundo
Me gustaba poder pensar que la primavera era una persona
Para poder suponer que lloraría
Viendo que había perdido a su mejor amigo.
Pero la primavera ni siquiera es una cosa:
Es una forma de decir.
Ni tampoco vuelven las flores o las hojas verdes.
Hay flores nuevas, nuevas hojas verdes.
Hay otros días suaves.
Nada vuelve, nada se repite, porque todo es real.

N. Pude volver a traducir Caeiro después de un tiempo y estoy contento. Nunca dejo de aprender y con el tiempo dudo si en Caeiro leo lo que siento , o siento lo que leo. Esta selección de Poemas Inconjuntos va a ser lo último que haga de él, pero quizás siga en algún momento con Ricardo Reis, o Pessoa.

Un poemita de Emily Dickinson (y mi versión)

I.XXII

I had no time to hate, because
The grave would hinder me,
And life was not so ample I
Could finish enmity.

Nor had I time to love; but since
Some industry must be,
The little toil of love, I thought,
Was large enough for me.

No tenía tiempo para odiar:
solo la tumba me frenaría
y no me alcanza la vida
para dejar de pelear.

No tenía (tampoco) tiempo para amar,
pero como algo hay que hacer,
al peso leve del amor, pensé,
capaz que lo podía soportar.